El TJUE Sentencia a las Aseguradoras por los daños producidos en vías no “aptas para la circulación”

0

Comunicación



El Alto Tribunal evidencia la contradicción existente entre nuestra Normativa, más permisiva con las Aseguradoras y la Comunitaria.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea acaba de pronunciarse en materia de seguros y daños producidos en vehículos, cuando éstos circulan por vías y terrenos no “aptos para la circulación”,

La contradicción viene motivada por lo dispuesto en el Artículo 3 de la Directiva 2009/103 y la Normativa española, más indulgente con las grandes compañías, por cuanto les permite excluir de la cobertura del seguro obligatorio los daños producidos con ocasión de la circulación de automóviles por vías y terrenos que, teóricamente, no son adecuados para la “normal” circulación.

En este sentido, el TJUE –cuyas Sentencias son de obligado cumplimiento (carácter Supranacional)– ha considerado, con fecha 20 de diciembre de 2017, que nuestra Normativa (la Nacional), una vez más vulnera la Comunitaria; y, como consecuencia de lo anterior, determina que la primera –la Normativa Nacional— no hace sino limitar las coberturas a cubrir por parte de la aseguradora de forma obligatoria.

En otras palabras, el seguro obligatorio no puede variar en función de las características del terreno, puesto que al hacerlo confina la protección de las víctimas en caso de accidente, que es el fin primordial que debe tener el seguro.

Por consiguiente, tanto en el caso enjuiciado (que tuvo su origen en un siniestro acaecido en terrenos destinados a maniobras militares), como en los análogos y futuros, la aseguradora deberá estimar de forma inexcusable la indemnización solicitada con arreglo al Seguro Obligatorio de Automóviles (SOA).

Sobre las cuestiones prejudiciales

El hecho de que, como se desprende del auto de remisión, el vehículo en cuestión circulara, cuando volcó, por un campo de maniobras militares cuyo acceso estaba prohibido a todo vehículo no militar y en una zona de dicho campo que no era apta para la circulación de vehículos de ruedas no puede influir sobre esta conclusión ni, por lo tanto, limitar la obligación de seguro que se desprende de esta disposición.

Pues bien, una normativa como la controvertida en el litigio principal tiene como consecuencia que el alcance de la cobertura del seguro obligatorio dependa de las características del terreno en el que se use el vehículo automóvil. En efecto, permite limitar el alcance de la obligación general de seguro que los Estados miembros están obligados a instaurar en su Derecho interno, en virtud del artículo 3, párrafo primero, de la Directiva 2009/103, y, por lo tanto, la protección que esta obligación pretende conferir a las víctimas de accidentes causados por vehículos automóviles, a los casos de utilización de estos vehículos en determinados terrenos o en determinadas vías.

Habida cuenta de las consideraciones anteriores, procede responder a las cuestiones prejudiciales primera y segunda que el artículo 3, párrafo primero, de la Directiva 2009/103 debe interpretarse en el sentido de que se opone a una normativa nacional, como la controvertida en el litigio principal, que permite excluir de la cobertura del seguro obligatorio los daños producidos con ocasión de la conducción de vehículos automóviles por vías y terrenos no «aptos para la circulación», salvo aquellos que, sin tener tal aptitud, sean no obstante «de uso común».”

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*