El Popular deberá devolver los 10.000 euros invertidos por uno de sus Accionistas

0

Comunicación



El Juez considera que la compra de las acciones es Nula, al existir vicio en el consentimiento por parte del inversor.

Reclamaciones Banco Popular. Fonfría Abogdos.
Reclamaciones Banco Popular. Fonfría Abogdos.

El paralelismo con el caso Bankia empieza a ser cada vez más evidente. En esta ocasión el Juez ha sentenciado al Banco Popular a reintegrar el dinero invertido por un accionista (10.000 euros), puesto que éste (el accionista) prestó su consentimiento en función de una información –la facilitada por la propia entidad– “viciada”.

De acuerdo con el Magistrado, el proceso de compra es “nulo por error de vicio en el consentimiento“.

Así, su señoría entiende que “los suscriptores pensaban que estaban adquiriendo una parte alícuota de una sociedad solvente susceptible de producirles beneficios, cuando en realidad estaban adquiriendo una parte de una sociedad con unas pérdidas cuantiosas“.

La información del folleto no cuadra ni a martillazos

Conforme relata la Sentencia, la información relativa a las cuentas del Popular, que se proporcionaba en el folleto de emisión, no coincidía con la auténtica situación que atravesaba la entidad.

Y es que en el mismo prospecto se transmitía un mensaje de solidez y buenas perspectivas que, en apenas seis meses, quedaron en evidencia al aflorar pérdidas –escandalosas– por valor de 3.000 millones de euros, y superiores a 12.000 (millones) al cabo de un año.

Es decir, aparentemente, el primer trimestre de 2016 arrojaba un beneficio positivo superior a los 93 millones de euros. Poco después, en el momento de la ampliación, con fecha de 30 de junio del mismo año, las minusvalías eran “mínimas”, en torno a los 35 millones. Sin embargo, súbitamente, éstas pasaron a ser de 3.485 millones de euros (!!!). Y, finalmente, a 30 de junio de 2017, cercanas a los 12.218 millones de euros.

En otras palabras, entre junio de 2016 y junio de 2017 las pérdidas aumentaron un 34.808,57%.

El Magistrado señala también cómo el Popular no ha conseguido acreditar qué cambios –o imprevistos– se dieron, para que en tan poco intervalo se dé esa diferencia tan abismal de resultados.

De este modo quedaría demostrado que “bien con dolo directo o reticente, se cometieron inexactitudes contables de bulto con la finalidad de ocultar la verdadera situación y conseguir el éxito de la ampliación de capital”.

Para el Juzgador el vertiginoso deterioro del Popularno puede obedecer a meros avatares económicos o al riesgo empresarial, y tampoco puede ser fruto de los cambios en los criterios contables” –fijados por Ley–, dado que “si de verdad lo fuera, muchas más entidades bancarias se habrían visto en una situación similar“.



Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*