Nueva Sentencia por Acciones del Popular

0

Comunicación



Su Señoría declara la nulidad de la compra de acciones del Popular efectuada por el demandante el día 20 de junio de 2016, y condena a la entidad a restituir la cantidad de 1.511 euros. La Sentencia es firme.

Afectados Banco Popular. Fonfría Abogados
Afectados Banco Popular. Fonfría Abogados

Otra buena noticia para los afectados por la caída del Banco Popular. En esta ocasión ha sido elJuzgado de Primera Instancia N.º8 de Barcelona quien, en sentencia firme condena a la entidad –Banco Popular– a restituir al demandante el dinero que había invertido en acciones (1.511 euros más los intereses legales).

Los motivos

El inversor compró las acciones basado en la confianza de que la información publicada por el banco sobre su solvencia era fidedigna.

Que el adquiriente jamás imaginó –ni pudo imaginar– que la entidad sería intervenida en junio de 2017 por las autoridades europeas, que decretaron su adjudicación a Banco Santander por el precio simbólico de un euro, siendo la causa de la intervención la situación financiera de la entidad desde 2008.

Que entre los años 2008 a 2010, el Banco Popular diseñó y ejecutó una estrategia muy agresiva de captación de crédito, la cual provocó un aumento de sus deudores morosos de 3.042.612 en 2008 a 5.511.516 millones en 2009, y 6.055.019 en 2010; mientras que las provisiones de esos morosos bajaban de 2.770.486 a 2.448.164 millones de euros y también comportó una aumento de activos tóxicos.

Así, la entidad daba una imagen que no reflejaba la verdadera situación financiera, porque sus activos problemáticos no valían lo que se decía, pese a lo cual el banco declaró beneficios cada año, excepto en 2012 y en 2016.

De esta forma escondía su verdadera situación patrimonial a base de refinanciaciones, ya que su volumen de negocio no le permitía provisionar ni dotar sus morosos suficientemente y, además, no depreciaba sus activos problemáticos.

El demandante adquirió las acciones en función de la información que el banco daba a la CNMV, los registros mercantiles y a la facilitada por el director de la entidad, que le decía que no había problema, ignorando que el valor real de las acciones no se correspondía con su cotización bursátil, pues cuando las adquirió ya tenían un valor negativo por las pérdidas no declaradas y un patrimonio neto inexistente.

Por tanto, siendo la aparente solvencia de la entidad demandada determinante para la decisión del adquirente, a quien no podía exigírsele la comprobación de la solvencia cuando, hasta el momento de la suscripción de las acciones, y no habiendo sido detectada la verdadera situación por los organismos de supervisión especializados, se aprecia:

  • Existencia de error esencial y excusable, vicio invalidante en la prestación del consentimiento, que conlleva a que el error recaiga sobre la cosa que constituye el objeto del contrato.
  • Que el error no sea imputable a quien lo padece.
  • Un nexo causal entre el error y la finalidad que se pretendía en el negocio jurídico concertado ; Que se trate de un error excusable, en el sentido de que sea inevitable, no habiendo podido ser evitado por el que lo padeció mediante el empleo de una diligencia media o regular

Y, en virtud de lo dispuesto en los arts. 1266 y 1300 del Código Civil, procede la estimación la demanda y la declaración de nulidad de la compra de las acciones del Popular efectuada por importe de 1.251 euros, así como de la adquisición de derechos realizada el 7 de junio de 2016, por importe de 259 euros, con abono del interés legal desde las fechas de los cobros.



Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*