Divorcios y Herencias: cómo evitar que Hacienda te cobre dos veces

0

Comunicación



Evita que Hacienda te cobre dos veces como consecuencia de la división patrimonial en los divorcios y herencias.

divorcios haciendaEn los procesos de divorcio, y también en las herencias, es relativamente frecuente proceder a la separación de bienes. Si el patrimonio es líquido, por ejemplo, si se trata de dinero en efectivo, entonces la cosa resulta muy sencilla. El problema viene cuando nos encontramos con bienes ilíquidos, normalmente una casa o bienes inmuebles (principalmente fincas).

Cuando esto sucede conviene ponerse en manos de profesionales –que cobren una minuta razonable por sus servicios— y, a partir de ahí, actuar siempre de la forma más reglada posible.

Como guía mínimamente orientativa, podemos dar unas líneas sobre cómo actuar, al menos para que Hacienda no nos cobre dos veces por el mismo concepto. Esto puede ocurrir si no estamos mínimamente atentos.

El problema radica en el cambio de criterio de la Agencia Tributaría, que hará pasar por caja —dos veces— a la persona/heredero que se quede con la casa en los procesos de divorcio, o en las divisiones patrimoniales propias de las herencias:

  • Primero por la extinción del condominio (un condominio es aquella situación donde dos o más titulares son dueños de un mismo bien).
  • Y segundo, por considerar que existe exceso de adjudicación.

Los condominios son fuente inagotable de conflictos, por lo que no es extraño que uno de los comuneros acabe por compensar al resto (la expareja, o los hermanos, cotitulares del bien común), con el fin de quedarse como único beneficiario del inmueble (ésta sería una forma “tradicional” para llegar a su extinción).

¿Cuánto cuesta la extinción del condominio?

En principio, el proceso de extinción tendría un primer coste fiscal por el impuesto sobre actos jurídicos documentados (aproximadamente entre el 0,5% y el 2% sobre el valor del bien, dependiendo de la comunidad autónoma en que nos encontramos).

Sin embargo, de acuerdo con una reciente resolución de la Dirección General de Tributos, la parte de la pareja o de los hermanos que decida quedarse con el inmueble, deberá:

Uno: compensar a las otras en metálico (de lo contrario Hacienda podría entender que se trata de una donación, y gravar al donatario con el impuesto sobre donaciones, un impuesto que en estos casos puede llegar a situarse por encima del 50% sobre el valor del bien).

Dos: pagar los tributos relativos al exceso de adjudicación. Y aquí reside la principal novedad, puesto que hasta ahora la Agencia Tributaria consideraba que el exceso de adjudicación no constituía una transmisión real (el acto no era una venta, sino que más bien respondía a la dificultad de repartir el bien) y, por tanto, no había que tributar por ello.

Sin embargo, desde el mes de abril se ha producido un cambio de criterio, y el exceso (que antes se asociaba a al a extinción del condominio) deberá tributar aparte –nuevamente– por AJD (la base imponible la constituye el exceso).

Opciones

Una opción es pagar e interponer recurso de reposición de ingresos indebidos (antes de que pasen 4 años).

Otra opción es no pagar y recurrir la liquidación que se dicte, puesto que el cambio de criterio ha sido arbitrario, y no parece que pueda ser avalado por un Tribunal de lo contencioso.

Tercera vía

Siempre existe la alternativa de no pasar por la extinción del condominio y vender el bien directamente.

Si se hace a uno de los miembros, el adquiriente tributará por el impuesto sobre transmisiones patrimoniales (entre el 4 y el 10% sobre el valor de la vivienda), mientras que el “vendedor” tendrá que tributar por Plusvalía Municipal e IRPF.

Por otro lado, es viable vender la propiedad a un tercero –ajeno a la sociedad– y repartir “la ganancia” de acuerdo al porcentaje de participación de cada comunero. En este caso, todos los miembros deberán tributar por Plusvalía Municipal y por IRPF.

Normalmente, desde un punto de vista fiscal, la mejor opción es proceder a la extinción del condominio, si bien la presencia de hipotecas en la operación o desavenencias entre los miembros, puede hacer que la compraventa sea la única salida amistosa que nos quede.

Para más información, llámenos sin compromiso al 960 600 047 o rellene uno de nuestros formularios. TRABAJAMOS EN TODA ESPAÑA.



Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*