El Supremo sentencia: “Toda agresión de un hombre a una mujer en relación de pareja o ex pareja es violencia de género”

0

Comunicación



El Alto tribunal establece que cualquier agresión, siempre que sea de un hombre a una mujer, será considerada como violencia de género.

tribunal supremoEl Supremo ha establecido que, dentro de las relaciones –tanto de parejas como de exparejas–, toda agresión, siempre que sea de un hombre hacia una mujer, será considerada como violencia de género, independientemente de que las agresiones sean mutuas, o que la agresión nada tenga que ver con el hecho de que uno de los cónyuges (o ex-cónyuges) sea una mujer.

La resolución corrige el Fallo anterior

La resolución, dictaminada por el Pleno de la Sala Segunda (de lo Penal), corrige la anterior (proveniente de la Audiencia Provincial de Zaragoza).

En concreto, el caso se refiere a una pareja que se había agredido mutuamente durante una discusión mantenida en una discoteca: ella le propinó un puñetazo en la cara, a lo que él, según los antecedentes de hecho, respondió con una bofetada.

El Fiscal entendió que el hombre debía ser condenado a 6 meses por por un delito de violencia de género, mientras que la mujer a 3, por un delito de violencia doméstica (o familiar), un criterio que el Supremo ha validado, contradiciendo así el Fallo anterior de la Audiencia, que consideraba que se trataba de un supuesto de agresiones recíprocas.

No ha habido unanimidad

La Sentencia no ha sido unánime, puesto que de los catorce Magistrados, cuatro han discrepado, al considerar que no se trataba de un caso de violencia de género, sino de violencia familiar (que conlleva una pena inferior).

Para los Magistrados discrepantes la condena al varón “resulta automática y mecánica, e implica una presunción en su contra relativa a la concurrencia del elemento objetivo que, según la doctrina del Tribunal Constitucional, justifica que la sanción sea diferente y más grave que la que correspondería al otro miembro de la pareja que ejecuta hechos de idéntica relevancia penal. Partir de la base de que concurre el elemento que justifica el trato desigual es contrario a la presunción de inocencia. Y hacer que el acusado responda, de modo automático y mecánico, de una característica de la conducta, necesaria para justificar la desigualdad de trato, que no se ha probado en el caso, además, vulnera el principio de culpabilidad“.

Divorcios - Fonfría Abogados



Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*